El “aquaplaning” ocurre cuando los neumáticos de un vehículo comienzan a deslizarse sobre el agua en lugar de la superficie de la carretera. Evitar el aquaplaning no es tan difícil si sabes cómo sucede. Existen una serie de cosas que hay que saber al conducir bajo la lluvia o en carreteras mojadas que ayudarán a disminuir las posibilidades de perder el control del coche. Lee los siguientes consejos y tenlos en cuenta la próxima vez que conduzcas por una carretera mojada:

  1. Reduce la velocidad

La mayoría de los expertos están de acuerdo en que es más probable que se produzca el aquaplaning a velocidades superiores a 60 km/h. Tan pronto como las primeras gotas empiecen a caer en el parabrisas, disminuye la velocidad considerablemente. Lo mejor es conducir un poco más despacio por debajo del límite de velocidad, incluso más lento en condiciones de lluvia. Los incrementos repentinos en la velocidad suponen un mayor peligro de deslizamiento, por lo que es mejor evitar dar acelerones bruscos a toda costa.

  1. Rota tus neumáticos de manera adecuada y regular

Mantener los neumáticos en sintonía también ayudará a evitar que el coche se deslice sobre superficies mojadas. Es aconsejable rotar y equilibrar las llantas del vehículo cuando cambies el aceite, aproximadamente cada diez mil o quince mil kilómetros.

  1. Elije llantas de alta calidad diseñadas para evitar el aquaplaning

Esto es particularmente importante para los conductores que viven en zonas con lluvias frecuentes. Además, es importante que reemplaces tus llantas regularmente, ya que conducir con neumáticos lisos puede ser perjudicial en carreteras mojadas.

  1. No uses la velocidad de crucero en la lluvia

Es peligroso usar la velocidad de crucero mientras conduce bajo la lluvia. Nunca use esta función mientras está lloviendo o mientras conduce en carreteras mojadas. Si comenzara a deslizarse mientras conduce con el control de crucero encendido, necesitará más tiempo para deshabilitar la función antes de comenzar a recuperar el control de su vehículo.

  1. Evita los charcos y el agua estancada

Intenta evitar cualquier lugar en la carretera donde haya una acumulación de agua. Solo se necesita una pequeña película de agua para provocar el deslizamiento.

Si tu vehículo comienza a deslizarse sobre una superficie mojada, hay varios pasos a seguir para recuperar el control:

  1. Levanta el pie del acelerador. Nunca uses los frenos para responder al aquaplaning. Un frenazo repentino en una carretera mojada puede hacer que tu coche derrape sin control.
  2. Gira suavemente el volante en la dirección en la que el coche se desliza. Esto ayudará a que las llantas se realineen con la dirección en la que se dirige el coche y lo ayudará a recuperar el control de la dirección.
  3. Espera a sentir los neumáticos volver a tener contacto con la superficie de la carretera.
  4. Después de recuperarse exitosamente del aquaplaning, es posible que debas detenerte y tomarte unos minutos para recuperarte del susto.

Recuerda que el aquaplaning puede ocurrir en un instante. Todos los conductores deben tomar precauciones adicionales para evitar que su vehículo se deslice sobre el agua. Si tu vehículo comienza a deslizarse, sige los consejos de seguridad anteriores para recuperar rápidamente el control del vehículo.