Muchos conductores temen atropellar a un animal, una posibilidad que es bastante probable en algunas zonas. Si es tu caso, debes saber que hay algunas cosas que puedes hacer para evitar estos incidentes y también algunas otras que debes tener en cuenta si finalmente se producen.

Conciencia animal

Echa un vistazo a la señalización de la carretera. Si hay un gran número de animales en un área en particular, suele haber señales que alertan a los conductores de su presencia. Si ves estas señales, mantente alerta y adapta la velocidad en consecuencia.

Además, haz un uso completo de tus luces de noche, especialmente si viajas en medios rurales. Utilizar las luces de largo alcance cuando sea preciso incrementará la seguridad y la visibilidad de cualquier animal que haya en la carretera.

¿Puedo hacer una parada de emergencia a causa de un animal?

Puedes pararte por un animal, siempre y cuando no supongas un peligro para otros conductores. Esto también se aplica a las paradas de emergencia.

Si das un volantazo en dirección contraria al tráfico para evitar colisionar con un animal pequeño y causas un accidente, serás el responsable del mismo. La regla principal es no poner a otros conductores en riesgo bajo ninguna circunstancia.

El caso del ganado, los caballos, los cerdos, las ovejas, los perros o las cabras es diferente ya que el tamaño de estos animales puede ocasionarte lesiones a ti y a los pasajeros.

Seguro y responsabilidad

Estás en derecho de reclamar si tú o tus pasajeros tienen lesiones y si el vehículo ha sufrido daños. Revisa los términos y condiciones de tu póliza pues allí encontrarás toda la información relativa a esto.

Si el animal es una mascota o un animal de granja, se puede argumentar que la responsabilidad recae sobre el dueño pues depende de él mantener al animal seguro. Pero si te chocas con un animal salvaje y pones una reclamación, perderás tu bonificación de ausencia de siniestros así que deberás pensar si merece la pena dar parte.

¿Qué hacer cuando golpeas a un animal?

Tal y como harías en un accidente en el que esté implicado otro vehículo, debes parar. Pero antes de acercarte a cualquier animal debes asegurarte de que estás a salvo.

Asegúrate de que la carretera está en buenas condiciones y de si eres visible cuando no hay mucha luz. No quieres ponerte ni a ti ni a nadie más en riesgo.

Debes denunciar a la policía el atropello de los siguientes animales: perros, caballos, ganado, por ejemplo, vacas, cerdos, cabras, ovejas, asnos y mulas. Esto se aplica tanto si el animal está muerto como si está herido.

Una vez que lo has denunciado a la policía, ya has cumplido con tu deber legal. Si el animal está herido y deseas ayudarlo más, puedes contactar con los servicios de emergencia.

Qué hacer si golpeas a un perro o gato

Nadie quiere pensar nada acerca de que atropellen a su mascota, pero si sucede, hay algunos pasos que puedes realizar para evitar un trauma adicional al dueño y de a mismo.

Una vez que compruebes que no corres peligro, observa si el animal lleva un collar, ya que en éste puede haber información del dueño. Ten cuidado cuando te acerques a él. Es necesario que seas precavido ya que cuando los animales están heridos, pueden ser más agresivos.

Puedes llevarlo al veterinario más cercano o llamar al servicio de emergencia correspondiente para pedirles asesoramiento y apoyo.

Ayudar a animales heridos en la carretera

Antes de ayudar a un animal que está en la carretera, evalúa que estás a salvo tú y las personas que te rodean. Recuerda que los animales, sean salvajes o no, pueden tener una reacción ante el dolor o al miedo que no es siempre previsible, por lo que debes tener cuidado cuando te acerques a ellos.

Si quieres ayudar al animal, deberías observarlo primero para comprobar la gravedad de sus heridas. Entonces, si es posible, ponte en contacto con un veterinario o con un organismo público competente para que puedan ayudarle.

Sobre todo, utiliza tu sentido común, no intentes trasladar a animales muy pesados o que puedan ser peligrosos. Mantén la distancia prudencial con el animal herido, échale un vistazo y ponte inmediatamente en contacto con el servicio de emergencias para que te indiquen cómo proceder. Todo esto de forma prudente y sin que nunca llegues a estar expuesto ni supongas un riesgo para otras personas.